El día que Jorge Luis Borges y Mick Jagger se conocieron.



Performance es una película inglesa de 1968 dirigida por Donald Cammell y Nicolas Roeg; en ella aparece Mick Jagger leyendo en voz alta El Sur, uno de los mayores cuentos de Jorge Luis Borges. Jagger había leído por primera vez al escritor argentino en sus años de alumno en la Dartford Grammar School, cuando el profesor de literatura les recomendó efusivamente Ficciones.

Por su parte, Jorge Luis Borges prefería a The Beatles antes que a The Rolling Stones. Fue Ernesto Sábato quien lo decidió a escuchar a la banda de Liverpool: “Sé que a usted, en general, no le interesa la música. Pero los Beatles son grandes músicos”, le dijo en un encuentro que tuvieron el 21 de diciembre de 1974; fue uno de los muchos diálogos coordinados por el periodista Orlando Barone y que terminarían en libro. Un sobrino le regaló a Borges una antología de las canciones de Los Beatles. Let It Be era su preferida: como no se atrevía a cantar solía recitarla en inglés con su voz grave y monocorde. María Kodama le haría conocer a Pink Floyd: “Cuando se estrenó The Wall, con Borges fuimos tantas veces a verla que él se terminó aprendiendo de memoria varias letras”. Ese álbum mítico de Pink Floyd le había cambiado a Borges hasta sus cumpleaños: “En lugar de ponerle Happy Birthday para celebrar Borges me pedía pusiera The Wall”. Kodama era fan de Los Rolling Stones pero, pese a sus denodados esfuerzos, no había logrado convertir a Borges al culto Stone. Sin embargo, el azar la ayudaría para lograr lo que a priori le habría parecido imposible: que Borges y Jagger se encontraran personalmente.

Fue en un lujoso lobby de un hotel madrileño. Ante un ventanal majestuoso y una cúpula tiñéndose de rojo con la luz del atardecer, en un amplio sillón Jorge Luis Borges y María Kodama están compartiendo un té, a la espera de que los pasen a buscar para ir a cenar. El Westin Palace fue, al momento de su creación, el hotel más grande de Europa.

Aquella tarde madrileña ocurrió algo insólito. No porque un admirador quisiera saludar a un maestro, sino porque era una de las mayores estrellas de la historia del rock. Kodama no podía creer que quien estaba allí arrodillado y tomándole una mano a Borges era el mismísimo Mick Jagger, quien en un lento pero emocionado inglés le dijo: “Maestro, yo lo admiro, he leído todas sus obras”.

—¿Quién es usted?.

—Yo soy Mick Jagger, maestro.

—Ah, uno de los Rolling Stones.

Mick Jagger retrocedió “Maestro, no lo puedo creer. Usted sabe quién soy”. Borges sonrió: “Sí, sí, lo conozco, gracias a María”. El cantante se contuvo de darle un abrazo al escritor, pero ella no pudo resistirse a darle uno a su ídolo. No hubo selfies ni autógrafos ni promesas de reencuentros. Sólo esos instantes raros, azarosos, inolvidables, que merecen ser contados.


827 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Síguenos en nuestras plataformas:
Facebookwebwhite.png
instagramwebwhite.png
Spotifywebwhite.png